Sábado 19 de Junio de 2021

Otro cuestionamiento al alcalde de Lo Prado «Contraloría detecta deficiencias en la segunda etapa de la construcción del estadio»

Diversos irregularidades se detectaron en el proyecto “Construcción segunda etapa Estadio Lo Prado”, luego que la Contraloría General de la República, remitiera a la municipalidad un informe final basado en una inspección de obra, que tuvo como propósito constatar el cumplimiento de los requisitos administrativos en la ejecución del contrato.

Durante la inspección, se detectó un conjunto de irregularidades relacionadas con el incumplimiento de las normas administrativas, observándose el cambio de materialidad, modificación de contrato y pagos adelantados a trabajos no ejecutados.

Cabe recordar, que el proyecto considera una inversión cercana a los 2.375 millones de pesos, aproximadamente, financiados con recursos del Gobierno Regional, a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional, FNDR.

La obra en cuestión corresponde a una infraestructura deportiva de superficie construida cercana a los 2.500 metros cuadrados y una superficie de mejoramiento de 887 metros cuadrados, aproximadamente. Asimismo, considera la construcción de una sala multiusos, oficinas administrativas, zonas de baños y camarines, bodegas, y salas de primeros auxilios destinada a funcionarios y público en general.

En detalle, el informe del órgano fiscalizador arrojó como principales resultados que la Municipalidad de Lo Prado solventó el 86% en dinero para la ejecución de una parte de la obra relacionada con la construcción de estructura de techumbre de las boleterías, sin embargo se constató en terreno que dicho trabajo no presenta avance alguno.

Por otra parte, se encontraron deficiencias en la ejecución de los elementos de hormigón en las graderías, boletería y en un pilar del cierre perimetral, mostrando fierros a la vista y grietas. Asimismo, se observó que los pilares de hormigón armado y cubierta sufrieron modificaciones, debido a que uno de los pilares del cierre perimetral se demolió debido a que quedó instalado en una zona de relleno contigua al canal Yungay-Zapata y se reconstruyó con otro tipo de material, sin contar con la autorización del acto administrativo de aprobación, incumpliéndose así las normas contraídas en las bases del contrato.

La construcción de la cubierta del gimnasio también presentó modificaciones en relación al proyecto original, sin contemplar las instalación de dos superficies de policarbonato en la cubierta del techo, dejando solo una sin considerar que la otra sirve para la caída de agua, lo cual tampoco fue autorizado mediante un acto administrativo.

Finalmente, cabe agregar que la obra adjudicada a la empresa contratista Construcción y Montaje Luis Zuñiga Flores EIRL, se inició en noviembre del 2018 y tenía contemplada como fecha de entrega enero del 2020, sin embargo aunque al momento del informe la obra presentó un 85%, en la actualidad no hay luces de una fecha de entrega definitiva.

El termómetro

El termómetro

Te puede interesar